Trepar árboles

Punto de partida

De niña (la de la foto) era un desafío físico, llegar alto, sentir el peligro, los límites. Luego venía la posibilidad de mirar con una perspectiva diferente. Sentir la pausa, la contemplación, el descanso, la soledad buena, la sensación de poder, el cansancio lindo, la emoción, ver cosas nuevas cada vez. También la conquista de mi refugio. Vivía en la gran ciudad, en el centro de la ciudad y ese trepar a los árboles era mi desesperado y ancestral contacto con la naturaleza, con mi esencia.

Performance en la Reserva Costanera Sur

Es el encuentro extrañado, desnaturalizado de invasores, habitantes y administradores de la reserva.

Quiero que se sienta el paisaje con todos sus componentes (naturales y artificiales)

Quiero que piensen en quien invadió primero, como se llegó a ese paisaje.

Quiero que sientan lo hermoso que es una ciudad con vista al rio infinito.

Quiero pensar en la posibilidad de convivir en la playa y con esa naturaleza que creció a pesar de las decisiones políticas, como algo nuevo, en movimiento mutante.

Mezclar los tiempos. La conquista del Rio de la plata. El Mar dulce. Los escombros de la dictadura. La convivencia. El paso del tiempo.